Trabajo duro

February 22, 2008
alerios

Muchas personas nos preguntan qué significa el nombre de nuestra empresa, ‘Avatar’, y por qué pensamos en ponerle ése nombre cuando la creamos. Lo que siempre respondo es que fue un nombre que salió en la lluvia de ideas inicial porque alguien, creo que Danny o Guefry, lo definió como un muñequito que lo representaba a uno en un entrono virtual. También digo siempre que el nombre estaba compitiendo fuertemente con ‘Atalaya’, cuya principal desventaja era ser también el nombre de una revista cristiana popular, que curiosamente varios no conocíamos.

El caso es que luego de buscar en Internet y ver que Avatar está definida en el diccionario como “fase, cambio, vicisitud, transformación“, que además es como se le denomina a cada una de las reencarnaciones del dios Indú Visnú, y que para completar (y muy apropiado además) era como se llamaba el superusuario en algunas perdidas versiones del sistema operativo Unix, pues el nombre fue el rotundo ganador y todos quedamos muy contentos para siempre con él.

Sin embargo, nunca como hoy ha sido para mí más difícil el definir lo que es Avatar, o la razón por la cuál el nombre es todavía apropiado para la empresa. No me imagino un uso más acertado para esa palabra que cuando se habla de “los avatares del destino”, aquellos cambios y chanzas que nos juega la vida y que poco a poco nos van llevando al final del camino. Ahora, cuando el trabajo en Avatar es más duro que nunca y, a pesar de ver los resultados de nuestro trabajo y el de tanta gente, siento como siempre que estoy cansado, la terrible necesidad de salirme del mundo, emprender camino a la montaña y a la laguna y limpiar una vez más mi agobiado espíritu….

Alejandro subiendo la montaña se siente como todavía debe sentirse Sísifo bajándola.

Related Posts