Diego Andrés Asenjo González (8 de Abril 1983 – 10 Noviembre 2011) Q.E.P.D

November 17, 2011
alerios

Hoy quisiera escribir más una elegía para un hermano que ha partido lejos, que un obituario para un amigo fallecido. Aquel niño que vimos llegar con su inteligencia precoz a nuestra facultad y a nuestra vida, y que vimos convertirse en hombre junto a nosotros, para todos siempre seguiría siendo el mismo Dieguito de primer semestre.

De ascendencia española y payanesa, Diego Andrés empezó a marcar los corazones y las vidas de cuantos conocía, con su genio y carisma, desde que a temprana edad inició sus estudios en el Colegio Guillermo León Valencia, aquél en el que conoció a entrañables amistades como Andrés Larraín, y los primos de éste, Venus y Jhon William, todos de precoz inteligencia, adelantados en grado y en cualidades, pero ante todo unidos como haciendo parte de una misma gran familia.

No recuerdo exactamente cómo nos conocimos y empezamos a andar pa’rriba y pa’bajo, pero seguramente fue luego de tantas y memorables jornadas de estudio en primero y segundo semestre, cuando acudíamos a masear en bandada en la casa de Ana Cirstina Moya o de Angela Checa, o de Maryury Muñoz, o de Cecilia Velasco o de tantos otros buenos compañeros. El caso es que para tercer semestre ya se iba perfilando el carácter de cada uno de nosotros y finalmente terminamos segmentados en pequeños grupos, de los cuáles Diego parecía la intersección en muchos, por ser siempre tan abierto, y en otros la disyuntiva, por su carácter igualmente terco y obstinado.

Esta es la hora en que todavía me sorprende la forma como obtenía sus buenas notas. Llegábamos siempre sobre la hora del parcial donde estaba el grupo grande de estudio, generalmente Diego, Juan Manuel Coronado y yo, a tratar de resolver los problemas más representativos dentro de los que podían salir en el exámen. En vez de 200 integrales, hacíamos 10, y donde nosotros sacábamos 3.8, Diego sacaba 5. Tenía una letra inmunda y tomaba notas desordenadas, estaba metido en cuanto grupo había: consejo estudiantil, pulsos, grupo linux, olimpiadas de matemáticas, Interact, club de Inglés, red de datos, monitorías, en fin,.. y aún así le alcanzaba para sacar 5 en campos y obtener medias y completas matrículas de honor de segundo a quinto semestre, que todos saben son de los más bravos en la FIET.

Pero eso sí, nunca Diego fue un nerd pegado de los libros, al contrario, dormía hasta muy tarde de día, y en las noches tomaba largas caminatas por el centro de Popayán, a veces solo o a veces en compañía de algún amigo, le gustaba el tinto, la cerveza y fumar, veía muchos atardeceres, especialmente desde el morro, y cada vez que le daba la gana se iba de paseo, con los pesos que tuviera en el bolsillo y el mejor transporte que bien podían ser sus piernas o su bicicleta.

Era un bohemio, amante y estudioso de la literatura clásica y de la buena música, con el grupo de amigos del Museo Valencia llevamos a cabo incontables tertulias, a veces una película de cineclub, o ir a caminar hasta la casa de Lolita Collazos o de alguna de tantas otras amigas que Diego hacía a diario y que se quedaban para siempre. Era una época de estudio, de asombro, de juventud, de rebeldía, le doy muchas gracias a la vida haber podido pasar mis mejores años en Popayán, y haberlo hecho en su agradable compañía.

Fuimos tan unidos con Diego y Juancho, que incluso llevábamos un diario que escribíamos los tres, nos auto denominábamos “el triunvirato” o “los patos”, y cuando salió el Club de la Pelea, llegamos a considerar que era posible que los otros dos fueran una invención de la mente de cada uno.

La vida nos cambió cuando llegamos a octavo semestre y conocimos Linux. Fuimos a un congreso de software libre en Manizales, subimos al Nevado del Ruiz, y volvimos con la convicción de que debíamos dedicar nuestra carrera a la libertad de la tecnología. Participamos en los inicios del grupo Linux, dimos lata y lata con el software libre, y luego todo pareció tomar sentido cuando se formó Parquesoft y junto a un grupo élite de grandes ingenieros decidimos crear nuestra propia empresa alrededor del mismo tema, un sueño utópico llamado Avatar.

Digo que la vida cambió, porque se acababan los años de universidad y rápidamente chocábamos contra la dura realidad de la vida profesional y empresarial. Al mismo tiempo, Diego tomaba distancia de nosotros, volviéndose cada vez más relajado y adoptando una postura hedonista que lo caracterizaría por los años venideros. Quisimos hacer una tesis que combinara todos nuestros intereses académicos y de la empresa, pero lo cierto es que la hicimos con toda la pereza del caso de quién no quiere dejar a un lado la buena vida del estudiante en Popayán, incluso alquilamos un cuarto en cercanías a la facultad para usarlo como base de operaciones de la tesis, pero donde también nos la pasábamos de relax con nuestros amigos y novias, viendo películas y escuchando música, al mejor estilo de fraternidad gringa.

Finalmente llegó el momento de que Avatar saliera de la ciudad blanca y se aventurara a Bogotá, pero Diego no estaba listo para irse de ‘Popayancito’, como le decía, y empezó una época estresante donde lastimosamente nuestros caracteres fuertes chocaron y nos alejamos tremendamente. La realidad de Avatar se alejaba del sueño utópico con el que habíamos empezado y Diego decidió hacerse a un lado para continuar por su cuenta en un trabajo más académico y relajado, en el que pudo continuar y entregarse definitivamente a su filosofía hedonista.

Tiempo después de terminar con su eterna novia de la universidad, Isabel, Diego empezó a estudiar historia y aprender alemán, y poco a poco fue naciendo en él la necesidad de salir de Popayán, pero no hacía Bogotá, sino hacía el viejo continente, aprovechando su nacionalidad española, prácticamente la única cosa que aceptó del padre que nunca estuvo, y aprovechando también de alguna forma la familia cercana que tenía en Alemania.

Poco sé ahora de los detalles de esta última etapa de mi amigo en Europa. Se cuadró con una chica alemana llamada Helen, con la que viajó por varios países de latinoamérica antes de radicarse en Madrid. Estuvo trabajando en una pequeña empresa del sector de telefonía móvil, paseando mucho y conociendo buenos amigos y eso sí, saliendo con un mundo de chicas de diversas nacionalidades Jajaja…. porque no sé cómo hacía o qué les decía pero levantaba resto con su pinta desparpajada, su narizota y su pelo enmarañado que enrollaba con los dedos cuando quería pensar o simplemente por costumbre.

Así como inesperada y prematuramente, justo cuando acumulaba deseos de volver a radicarse en Colombia, descubrió que tenía un cáncer de los más agresivos en estado avanzado, y que en tan poco tiempo terminaría acabando con su vida, así mismo me gusta pensar que hubiera podido irse siendo atropellado en su bicicleta cuando recorría alguna carretera en la montaña, o que se pudo haber desvanecido y unido con La Fuerza en un éxtasis de sexo, dogas y rock n’ roll, el caso es que es su vida la que recordaremos y no su forma de morir.

Espero que la familia de Diego, especialmente Maria Cristina, su madre, pueda tener fuerzas y la iluminación para soportar esta dura partida, que a todos nos duele profundamente. Pero en cierta forma, sé que a muchos nos alivia el hecho de que en 28 años Diego viviese más intensamente que mucha gente que llega a la vejez. Muy intenso, como aquella vez en que nos fuimos a dedo a la feria de Manizales, y luego de dormir en la calle en Chinchiná y de regresar medio trayecto caminando, Juancho nos tuvo que ayudar a rescatar desde Palmira, o como cuando nos dio dizque por subir hasta el volcán Puracé en bicicleta, y casi todo el camino tuvimos que empujar nuestros caballitos de acero loma arriba con la carpa y los morrales al hombro….pero de puros tercos subimos, y subimos varias veces al volcán, y es allí en su cráter donde iremos a dejar las cenizas de nuestro amigo, tal como fue su voluntad… y donde espero yo también yacer cuando llegue mi hora.

Adiós enano.

Alejandro Rios.

  • http://www.malucia.wordpress.com/ malucia

    Muy lindo Alejo. Gracias por compartir tus recuerdos y revivir los mios. Un abrazo y un beso hasta donde sea que deba llegar, para Diego.

  • http://www.blogger.com/profile/01299421055265343562 ALEXIA

    Tienes razón Alejo, Diego fue un ser de los que dejan huellas y viven como entre varios mundos. Un abrazo para y cariño para él y para tí.

  • http://www.blogger.com/profile/04046215768962687175 mambru

    Leer tu post me dio tristeza y alegría al mismo tiempo. Tristeza por el amigo que se fue, y Alegría de ver la bonita amistad que uds tuvieron y la vida llena de “vida” que Diego tuvo hasta su último día.

    Gracias Alejo por compartir esos buenos momentos que uds tuvieron, que también fueron los nuestros.

    Cuídense mucho muchachos, que Dios los bendiga.

  • Anonymous

    Al leer tu escrito da una trizteza tan enorme de ver como una persona tan brillante como Diego haya tenido viajar para siempre…sin embargo queda la satisfaccion de que a los 28 años el hacia lo que queria y no habian obstaculos para conseguir sus sueños…Gracias Alejandro por compartir tan conmovida histroria.

  • Anonymous

    Que falta nos haces Diego, con todos tus sueños locos nos arrastraste a muchos a vivir una vida diferente aunque sea por un ratico y como todo lo que tu querías lo conseguías, no faltaba mas, tus cenizas estarán en la eternidad del volcán Pueracé para que le des alegría, así como nos las brindaste a nosotros tus amigos.

  • http://www.blogger.com/profile/10585025071022149229 Jose Mario Ramos

    Gracias por esas tan bonitas y sentidas palabras..

  • http://www.blogger.com/profile/10176223720453255582 juny

    Que linda la vida al lado de ustedes!

  • http://www.blogger.com/profile/16344938537836760554 CLAU M

    Que bonita amistad!! que valiosos recuerdos!! gracias por compartirlos con nosotros!! un abrazo enorme!

  • Santiago Ante

    Mi colega Alejandro Ríos en su acertada narrativa costumbrista, describe perfectamente el espíritu alegre y jovial de nuestro amigo común.
    Me gustaría escribir muchísimos parajes interesantes y amenos que recorrí en compañía de Dieguito, pero creo que para empezar es de vital importancia que les cuente que tuve el honor de enseñarle, a sus escasos cuatro años de edad, una de las múltiples maneras de como prender su primera computadora que su madre le había regalado; “primero era el monitor y luego la CPU.”
    Quiero compartirles que de ahí en adelante, supe de sus avances y de sus meritorios resultados académicos; además que conversábamos de temas técnicos y también de nuestras familias cercanas, de la vida y como siempre de las mujeres. Pero ahora me doy cuenta que es mi responsabilidad contarles el verdadero legado que Diego Andrés Asenjo Gonzales nos dejo:
    Lo trascendental, lo imprescindible, fue escucharle tocar su guitarra eléctrica “negra”, compartir su cálido sentir, capturar su mirada picara, descubrir su suspicaz sonrisa que emergía entre risos, la objetividad de sus comentarios, fieros…. profundos….; sobre cualquier tema que inquietaba nuestras mentes, al paso de las tardes y noches bohemias de excelentes compañías.
    Poder analizar desde diferentes perspectivas generacionales, los avances científicos y tecnológicos de la humanidad y su sociedad globalizada…., temas que él dominaba con talante vigor intelectual, y que yo evaluaba categóricamente como iluso Tutor, de su genial personalidad.
    ¡Nos dábamos sopa y seco!.
    Sabía que era de los mejores de la FIET…. sabia con quien trataba…..
    Mientras él hablaba de la teoría de supercuerdas…. yo muy prudentemente compartía mis tímidos avances en el estudio de la Teoría Especial. Cuando rigurosamente mirábamos la utilidad de la “integral de Lebesgue” en el entorno empresarial Colombiano, nos reíamos jocosamente.
    Criticábamos constructivamente las falacias del sistema educativo y productivo Colombiano, al mero estilo de Pink Floy…. que luego comparábamos con la filosofía de nuestros aborígenes NASA.
    También conversábamos del fallido desarrollo Latinoamericano, que inminentemente, por no decir inmediatamente, confrontábamos con nuevas tendencias de “pos-desarrollo” y que el complementaba muy inteligentemente con un poco de ideología al estilo del Che.
    Constantemente se concluía con comentarios como que…. Bill Gates fue un oportunista o que el futuro del software va a ser el Open Source.
    Pues si….
    Se fue al antiguo continente para ver de primera mano, como era la vaina, !eso me dijo cuando se fue…!, vino de vacaciones, pero como siempre, tubo que andar en un rollo muy interesante porque no tuvimos tiempo de vernos…lástima…sigo esperando para concluir temas…..
    Si colegas… él paso sin tocar aro….lo demostró….de la “perfección académica” a un ”existencialismo rehumanizado”…. que muchos pueden confundir con un posible “hedonismo crónico”….Pero no dejemos a un lado sus agudos juicios e imperceptibles comportamientos, que al más suspicaz de sus amigos podría desconcertar.
    El resumía el conocimiento integral, el era un centauro comprometido con los tesoros del intelecto, acaparador de luz que tienen pocos….un estudioso de la felicidad, de la sencillez, de lo simple, de lo impenetrable, de lo intangible, de lo sutil, de lo indeleble y de lo perenne. Una avalancha de vigor que de manera breve esquematiza, recuerda y resume el lema de nuestra querida Universidad “ POSTERIS LVMEN MORITURUS EDAT”
    ¡Si señores compatriotas FIET!….Diego Andrés Asenjo Gonzales recordó eso en mis sueños…..! me dejo escuchar “Entre dos tierras” de héroes del silencio y me dejo saber con su partida…. que el Tutor no era yo….que el maestro era él….
    Cuando suban al volcán a dejar sus cenizas… ¡llámenme!… yo voy como un picazo desquiciado o como un Quijote desbocado….. por que de ellos tambien hablamos.

    Santiago Ante.
    Fiet

  • http://www.blogger.com/profile/11094248860806358380 Diana Cerón

    Gracias Alejandro por su hermoso comentario recordándonos con minúsculo detalle a Diego Asenjo. Tal cual cómo lo describes así era el.

    Diego gracias por enseñarnos a vivir la vida con ése estilo y gracias por tus Bellas Sonrisas. Que el Sr. de la misericordia te acoja en su reino y descances en paz.

    Con cariño, Diana Cerón.

  • http://www.blogger.com/profile/11094248860806358380 Diana Cerón

    Gracias Alejandro por su hermoso comentario recordándonos con minúsculo detalle a Diego Asenjo. Tal cual cómo lo describes así era el.

    Diego gracias por enseñarnos a vivir la vida con ése estilo y gracias por tus Bellas Sonrisas. Que el Sr. de la misericordia te acoja en su reino y descances en paz.

    Con cariño, Diana Cerón.

  • http://www.blogger.com/profile/08126537446159427912 James Mauricio

    Saludos Diego, poco te conocí pero creo que tus amigos en estas palabras resaltan tu grandeza

  • http://www.blogger.com/profile/06286442861975449614 Camilo Uribe

    :(

  • Alexandra Mendez Alegria

    Que hermoso.. que bello escrito.. tan bonito como la amistad que hubo entre ustedes :)